Cambios en la política de contenido, falta de moderación, escándalos y el conflicto con los anunciantes han hecho que la ex Twitter se encuentre en estado crítico.

Elon Musk adquirió Twitter, ahora conocida como X, por unos USD 44 mil millones. Cabe señalar que para el momento en que se completó esta operación las acciones de las tecnológicas habían caído notablemente y estaba claro que la red social realmente no valía tanto. Sin embargo era difícil calcular la diferencia.

Recientemente la proveedora de servicios financieros Fidelity ha señalado que, según sus cálculos, las acciones de X valen un 71,5% menos de lo que valían cuando Musk se convirtió en el dueño de la empresa. Esto supone que el valor actual de la compañía sería USD 12.500 millones.

Razones de la caída

Existen muchas razones para este derrumbe. Como hemos señalado, de principio el precio era demasiado elevado. No por nada Musk intentó evitar el trato al principio. Lamentablemente ya se había comprometido en lo que puede considerarse una de las compras compulsivas más costosas de la historia.

La red fue perdiendo usuarios activos, en muchos casos por el desacuerdo con los cambios de política de contenido producidos. Durante el primer año se redujo la actividad en un 15%.

Musk intentó ahorrar dinero por todas partes, y una de las cosas que hizo fue reducir el equipo de moderación de contenido. Esto, sumado a una conducta más permisiva con expresiones extremistas, hizo sonar las alarmas entre los clientes de la compañía.

Hace unas semanas les contamos sobre la pérdida de varios anunciantes claves.

IBM retira su pauta publicitaria de X

La respuesta de Musk a todo esto fue insultar a las empresas y ejecutivos que se retiraron.

Elon Musk respondió con insultos a las empresas que retiraron su publicidad de X

Según Musk la empresa será destruida y todos sabrán quienes son los responsables.