Las tarifas habían sido eliminadas en 2017. Empresas locales del sector dieron la bienvenida a la medida, otras alertaron sobre el encarecimiento de estos equipos de trabajo. Los argumentos del gobierno nacional.

Hace unos días el gobierno argentino decidió aumentar los aranceles para la importación de computadoras portátiles. Como suele ocurrir en estos casos, las empresas del país relacionadas con la producción de estos dispositivos recibieron la noticia con satisfacción. Otras compañías para las que estos dispositivos son medios de trabajo advirtieron sobre un encarecimiento de los productos.

De esta manera se anula una medida tomada en 2017 con la que se había reducido el arancel a algunos productos informáticos a cero.

Un grupo de dispositivos recibe un 8% de arancel (dispositivos con menos de 3,5 kilos y pantallas de entre 140 y 560 cm2). Otro tendrá un arancel del 16% (Dispositivos de menos de 350 gramos y pantallas de menos de 140 cm²).

Argumentos

Según el gobierno nacional la idea es promover la industria local. Reducir la dependencia externa sobre equipos de alta sensibilidad y de uso intensivo.

Se señala que al crecer la industria se producirá un impacto positivo en la demanda de empleo especializado.

También se apunta que un aumento en los niveles de producción de los equipos llevará a un aumento en la oferta en el mercado interno y precios más competitivos y asequibles. Lo que también permitirá aumentar las exportaciones de los bienes fabricados localmente.

Nos interesa tu opinión

Mucho se puede comentar sobre lo señalado. De principio se asumen muchos efectos positivos a mediano y largo plazo. Podrían darse o no.

Sobre la dependencia de tecnología del extranjero, cabe señalar la enorme complejidad de este asunto. Para Europa y Estados Unidos ha sido muy difícil dejar de lado a Huawei. El punto crítico es, y seguirá siendo la fabricación de chips.

Más allá de estos breves comentarios nos interesa presentar los argumentos y conocer la opinión de nuestros lectores.