Así lo ha afirmado el juez que examinó un caso contra la empresa por un accidente fatal. Reid Scott apuntó a la diferencia que existía entre el conocimiento de la empresa y como presentaba el producto.

Reid Scott, el juez del estado de Florida que tiene a cargo uno de los juicios iniciados a Tesla ha señalado que existe suficiente evidencia para considerar que Elon Musk y otros directivos de la compañía sabían de los defectos del sistema Autopiloto. Lo más importante es que a pesar de este conocimiento permitieron que los automóviles circularan de forma insegura.

El juicio está relacionado a un accidente ocurrido en Miami en el que el conductor perdió la vida luego de que el Modelo 3 de Tesla lo llevara debajo de un camión. La demanda por daños se inició en 2019.

El juez relacionó el accidente con otro ocurrido en 2016 en el que un Tesla terminó debajo de un camión luego de que el autopiloto no detectara los vehículos en tránsito. El magistrado señaló que era “razonable concluir que Tesla a través de su CEO e ingenieros era consciente del problema que tenía el Autopiloto para detectar el tráfico cruzado”.

La empresa fue acusada de malas prácticas y negligencia agravada. El juicio podría continuar de forma pública.

El problema para el futuro

Uno de los puntos más importantes del juicio es que el juez advirtió que existía una gran discrepancia entre lo que la empresa declaraba en su marketing y lo que sabía sobre las capacidades de sus vehículos.

El juez también consideró que la esposa del fallecido tenía derecho a argumentar que las advertencias en los manuales del vehículo eran insuficientes. Según Scott Tesla se involucró en una estrategia de marketing que presentaba a sus vehículos como autónomos, y las declaraciones de Musk también iban en esa dirección. Estas comunicaciones tenían un efecto importante en las creencias sobre las capacidades del vehículo por parte de los usuarios.