El último trimestre de 2023 tuvo una caída importante en las ganancias. La buena noticia para la empresa es la recuperación en los precios de los chips de memoria y la demanda de semiconductores impulsada por las IA.

Este martes Samsung ha tenido que dar una muy mala noticia. Sus últimas estimaciones señalan que las ganancias del cuarto trimestre de 2023 sufrirán una reducción del 35%. A pesar de esto la compañía puede decir que podría haber sido peor, dado que una recuperación en el mercado de los semiconductores la ha beneficiado.

Los meses de octubre, noviembre y diciembre supondrán unos USD 2130 millones . Sin embargo, durante el trimestre anterior había conseguido un valor muy superior.

Algunos factores en contra

Algunos analistas han apuntado que uno de los problemas que tiene la empresa surcoreana es la eficiencia en la producción de los chips. El porcentaje de chips que salen bien de cada oblea en la fabricación es mucho menor al de sus rivales. Aunque la calidad es superior el resultado es una desventaja económica importante.

Otro aspecto negativo más circunstancial ha sido la caída en el precio de los chips de memoria. Esto se produjo por un exceso en los inventarios en la etapa post pandemia. Sin embargo, los precios han comenzado recuperarse en noviembre y se espera que la tendencia continúe por los recortes en la producción.

Las IA al rescate

La otra luz al final del tunel para la empresa es la demanda generada por los desarrollos de inteligencia artificial. La expansión de estos servicios impulsaría la demanda de semiconductores durante 2024.