xbox-game-pass-pc

Xbox Game Pass se lanzó oficialmente en junio de 2017 por lo que ya está cerca de cumplir los seis años y, en todo este tiempo, los que se han suscrito a través de PC o de las consolas Xbox han podido disfrutar de cientos de juegos sin tener que comprarlos uno por uno. Ahora, el mundo de los videojuegos se escandaliza porque Microsoft ha reconocido (más o menos) que esto afecta a las ventas… ¿acaso alguien lo dudaba?

La compra de Activision-Blizzard en el horizonte

Antes de nada hay que decir que este reconocimiento tácito de Microsoft ha venido por los líos en los que Sony –básicamente– quiere meter a los norteamericanos a cuenta de la compra de Activision-Blizzard el año pasado y las acusaciones de monopolio que le están cayendo a los de Redmond desde EE.UU., Reino Unido y Europa, que parecen estar rasgándose las vestiduras porque en el futuro Call of Duty pueda convertirse en una exclusiva de Xbox.

Así que dentro de las alegaciones que Microsoft está presentando a un lado y el otro del Atlántico, se ha podido ver que reconocen abiertamente que Xbox Game Pass podría estar afectando a las ventas de videojuegos. Cosa que seguramente todos sabíamos y no hacía falta que nadie nos lo dijera: si tienes una suscripción con cerca de 400 juegos es muy difícil que sigas comprando lanzamientos al ritmo que salen en las tiendas, así que optas por pagar 10 ó 13 euros al mes y listo.

De todas formas, tras las reacciones a esta especie de confesión de Microsoft lo que queda es que a los videojuegos se les sigue tratando de forma distinta que al resto de industrias del ocio del planeta. La violencia en los cines o las televisiones no tiene la misma repercusión que la de un GTA, por ejemplo. Unos no convierten a los chicos en asesinos y los otros sí. Queramos o no, la sociedad sigue estigmatizando todo lo que huele a videojuegos y nos toca intentar darle la vuelta a la tortilla.

Call-of-Duty-Modern-Warfare

¿Y las películas, la música y las series?

Si Microsoft poco menos que está destruyendo el mercado por Xbox Game Pass, ¿qué se supone que hacen Netflix, Spotify, Disney+, HBO Max, Apple TV+ y el resto de plataformas con la venta de música, películas y series tanto en formatos digitales como en CD y Blu-ray? ¿Cuántos estrenos de cine habéis adquirido una vez que han llegado a las tiendas? ¿O tal vez habéis esperado a que esos films acaben en alguna de las plataformas en streaming a las que estáis suscritos?

El mundo anti-Microsoft clama contra Xbox Game Pass porque lleva a los usuarios a no comprar videojuegos pero al mismo tiempo tenemos ejemplos de otras compañías que hacen lo mismo y nadie les ha acusado de nada parecido. Incluso dentro de los propios vidoejuegos. Stadia ya no existe y lo hacía. Amazon sí existe y lo hace, con Luna y con sus juegos de regalo todos los meses. Y Sony lo hace, regalando juegos, creando colecciones y metiendo en un cajón decenas de títulos de los últimos 25 años de todas sus máquinas.

El mercado está cambiando hacia el modelo de suscripción. Es una evidencia que todos vivimos a diario. Seguramente Microsoft sea la menos equivocada por tener Xbox Game Pass. Lo que tienen que hacer los demás es adaptarse a esa realidad, como lo han hecho discográficas y productoras de cine y televisión.

The post Pues claro que Game Pass afecta a la venta de juegos, ¿acaso lo dudabas? appeared first on HardZone.