Salvo, por supuesto, que hables muy bien el dialecto que están utilizando. Este es el resultado de una investigación realizada por un grupo de científicos alemanes.

Un grupo de investigadores ha examinado el impacto que puede tener la adopción de las formas de hablar locales, dialectos, acentos, en la confianza que despiertan los robots hogareños. Lo más notorio han sido los resultados, que apuntan a que la respuesta puede ser tanto positiva como negativa.

El objetivo de hacer que un robot hable como un ser humano, y en particular como un grupo determinado, es que sea más fácil aceptarlo. Es un fenómeno equivalente a ir a otro país como turista y saludar a los locales en su idioma. El idioma es un elemento en común que une.

Método

Los investigadores contaron con la colaboración de unas 120 personas de las ciudades de Berlin y Brandemburgo. Les pidieron que vean videos en los que un robot con voz masculina hablaba en Alemán estándar y otros en los que hablaba con el dialecto berlinés. Este último es considerado como característico de la clase trabajadora y empleado en los medios para dar tono un tono más informal.

Se les pidió a los participantes que evaluaran la confianza que les inspiraba los robots y la impresión que tenían de sus capacidades. También llenaron un cuestionario con datos demográficos.

Resultados

En general los participantes prefirieron a los robots que hablaban el alemán estándar, que está más asociado al concepto de capacidad. Y este valor apareció muy asociado a la confianza que despertaron los robots. Sin embargo, los participantes que mejor manejaban el dialecto afirmaron que confiaban más en el robot que hablaba el alemán berlinés.

Como dato curioso, los usuarios que utilizaron tablets y smartphones le dieron menos puntaje a los robots que hablaban el alemán estándar en comparación con los que utilizaron computadoras.