Hay tres periféricos básicos para cualquier aficionado a los videojuegos: el teclado, el ratón y los auriculares. Estos tres periféricos han evolucionado mucho más de lo que podamos pensar a simple vista. Sobre todo, los auriculares, cada vez con mayor oferta, de mejores prestaciones y con características punteras. Personalmente, ya solo utilizo auriculares inalámbricos y las razones han ido creciendo.

Todos tenemos marcas y productos que nos gustan más frente a otras soluciones del mercado. Por suerte, en la actualidad tenemos una gran variedad de opciones que se adaptan a todos los gustos y presupuestos.

Muchas veces se trata de seccionar todo y generar bandos, cuando realmente no es así. Las preferencias de cada usuario responden a la experiencia propia (en muchas ocasiones) y factores personales. Al final, cuando te sientes cómodo con una marca o una tipología de producto, cuesta mucho dar el paso a otro tipo de soluciones.

Lo reconozco, me he vuelto cómodo y practico con los auriculares

Respecto a los periféricos, tengo una idea muy clara del teclado, ratón y auriculares que quiero. Desde hace muchos años utilizo solo una marca de teclado y ratón, aunque he probado muchas. Tengo el privilegio de llevar muchos años escribiendo sobre hardware y probando diferentes productos.

Sobre todo, mi gusto en cuanto a auriculares es el que más ha cambiado. He tenido muchos y he aprendido varias cosas. La primera de todas, invertir en unos buenos auriculares, a la larga, sale barato. Algo que también he aprendido es que es la comodidad que dan unos auriculares sin cables que se conecten mediante Bluetooth.

Recuerdo los primeros auriculares inalámbricos que tuve, los Corsair Vengance 2000, el módulo circular. Me costaron, en su momento 150 euros que pague gustoso y me encantaron. El poder levantarme para ir al baño o ir a la cocina a por una bebida sin quitármelos era fantástico. Además, simplemente tenías que subir el micrófono para que este se silenciara automáticamente.

corsair vengeance 2000

Más de una vez se me cayeron, pero nunca les paso absolutamente nada. Cinco años los tuve conmigo y más que encantado con ellos.

Actualmente, sigo usando auriculares sin cable, pero ya no los modelos que cubren la oreja, sino los in-ear. Un cambio motivado por el calor que hace en mi zona en verano y porque los uso para el ordenador y para el gimnasio, así como para ir por la calle. Ya no solo los uso para jugar, los uso para absolutamente todo.

Lo habitual es usarlos con el móvil, ya que mi teléfono no cuenta ya con conector para auriculares. Si voy a jugar, simplemente voy al Bluetooth del móvil y quito la conexión y los activo en el portátil. También los tengo emparejados con la tele, para evitar molestar por las noches si quiero ver alguna película.

Razer Hammerhead True Wireless X

No son un simple periférico para jugar

Personalmente, ya no los considero un periférico más para jugar. En mi caso, son una solución para todo que me ofrece comodidad y versatilidad. Como incluyen micrófono, no hay problema en usarlo para juegos cooperativos (como he hecho muchas veces).

Imagino que muchos optareis por unos para el día a día, como es escuchar música en el transporte, en el gimnasio o donde os apetezca, y luego tendréis unos para jugar. Al final, yo he adoptado unos auriculares Bluetooth para absolutamente todo. Bien es cierto que considero comprarme unos para solo el ordenador, pero de momento, no tengo prisa para eso. Aunque, igual me los compro para jugar y se vuelven mis auriculares para todo, quien sabe.

The post Hace 10 años que no uso auriculares con cable y estos son mis motivos appeared first on HardZone.