La organización tendría competencia sobre las redes sociales, el comercio electrónico y los servicios de inteligencia artificial.

Hay poca cosas sobre las que el partido republicano y el demócrata de los Estados Unidos se ponen de acuerdo. Una de ellas es que las grandes empresas tecnológicas necesitan mayor regulación. Los motivos, es importante aclarar, pueden variar.

Este martes la senadora demócrata Elizabeth Warren y el republicano Lindsey Graham presentaron una propuesta para la creación de una entidad encargada de regular a las grandes plataformas. La organización podría demandarlas o incluso suspender sus operaciones.

Objetivos y alcance

En teoría el objetivo es poner un freno cuando realicen acciones anticompetittivas, violen la privacidad de los consumidores o distribuyan contenido dañino por Internet. En lo que se refiere al alcance de su supervisión, incluiría a las grandes redes sociales, los espacios de comercio electrónico y la aplicación de sistemas de inteligencia artificial.

Warren señaló: “Esta propuesta de ambos partidos creará un nuevo ente regulador para el sector tecnológico, y deja en claro que ponerle freno a las grandes plataformas es una prioridad para ambos bandos políticos”. Por su parte, Graham destacó la importancia de la escala de la iniciativa, dado que otros esfuerzos de menor escala habían demostrado ser ineficaces a la hora de evitar el comportamiento abusivo.

Algunos cambios interesantes

Más allá de los intereses políticos de ambos partidos, algunos de los cambios que impulsaría el organismo parecen destacables. Por ejemplo: Las empresas no podrían dar prioridad a sus productos en los resultados de sus buscadores. Tampoco podrían establecer contratos que impidan a sus empleados ir a trabajar a otras empresas del sector.

Otras cuestiones están más vinculadas a estrategias de seguridad nacional. Como la limitación del almacenamiento de los datos de los ciudadanos a servidores locales.