El dispositivo está pensado como una solución económica. Tiene un precio reducido y es extremadamente resistente al daño.

Uno de los campos en los que hemos vistos grandes avances tecnológicos en los últimos años ha sido el del diseño de dispositivos ortopédicos.

Los ganchos de metal y las manos inmóviles de plástico están destinados a quedar atrás, esta es la era de las extremidades artificiales inteligentes. Por supuesto, todo esto dependiendo de las posibilidades económicas y cuanto se abaraten los costos.

Un modelo económico

Los ingenieros del MIT y la Universidad Jiao Tong de Shangai han desarrollado una mano prostética ligera (pesa aproximadamente unos 225 gramos) y de bajo costo (USD 500). Este dispositivo podría ser una alternativa de calidad para familias de bajos ingresos.

El ingenio ofrece además un sistema de feedback táctil, que le permite a los usuarios recuperar algo de las sensaciones que brindaría una extremidad natural. Es resistente y puede recuperarse rápidamente luego de ser aplastada.

Diseño

La mano está hecha de plástico blando y elástico. Los dedos están conformados por secciones inflables cubiertos por segmentos de fibra que actúan como los huesos articulados de una mano. La palma de la mano fue creada con una impresora 3D.

En vez de utilizar motores individuales para cada dedo, se ha optado por un sistema neumático que los infla y dobla con precisión para lograr posiciones específicas. Las valvulas y las bombas son de pequeño tamaño y se llevan como una pulsera en la muñeca.

Un programa desarrollado por los investigadores permitió establecer el nivel de presión necesario para cada posición de los dedos.

El resultado son 5 posiciones pre establecidas.

Como el lector observará esto implica una importante limitación, pero hay que recordar que se trata de una alternativa económica.

El equipo de trabajo utilizó luego un algoritmo para decodificar las señales musculares vinculadas a los agarres ya mencionados.