Luego de una retirada forzada de China la industria ha comenzado a buscar nuevos horizontes. Una ley que regula a las criptomonedas y favorece la instalación de estos negocios sumado a un excedente energético harían del país sudamericano un destino muy atractivo.

China le ha puesto un punto final al minado del Bitcoin. El uso de la moneda estuvo restringido durante mucho tiempo, pero su extracción estaba permitida.

Como consecuencia muchas de las empresas que operaban granjas de la criptomoneda han tenido que buscar un nuevo destino. Uno de los países objetivos es Paraguay.

Si las condiciones siguen siendo favorables aproximadamente unos 500 mil equipos de minería podrían instalarse em dicho país.

El proyecto

Paraguay tiene un proyecto para la regulación de las criptomonedas. El objetivo de esta iniciativa es alentar la radicación de las grandes empresas de minería digital.

Uno de los asesores para la elaboración de la ley es Juanjo Jimenez Rickmann, CEO de Digital Assets, una empresa dedicada a la actividad.

Varias compañías chinas ya han expresado su interés por radicarse en el país. Una de ellas estaría instalando unos 90 mil equipos durante los próximos meses.

Otras organizaciones de diferentes países también podrían ser parte de la ola de inmigrantes. Las empresas de Taiwán, en particular, han establecido contactos a través de la embajada del país asiático en Asunción, lo que supone una movida bastante seria.

Excedente energético

Actualmente Paraguay genera unos 8.500 MW a través de las represas hidroeléctricas de Itaipú y Yaciretá, sin embargo solo consume unos 3.300 MW. Esto en teoría la deja con un excedente de varios miles que podrían ser muy valiosos para los mineros.

El hecho de que sea energía renovable es un adicional valioso, dado los cuestionamientos que la actividad a menudo recibe por su huella de carbono.