El año era 1997. Los Simpsons llegaban a su novena temporada, «el principio del fin» de acuerdo con muchos fans. La Fox decidió organizar un concurso, y solicitó a la gente de Kaufman & Broad que construyera una réplica de la casa Simpson para entregar como premio. Los colores, los interiores… nada escapó a los ojos de los diseñadores que hicieron un sólido trabajo, pero ni siquiera la popularidad de

Tenemos mucha más información para vos

Recibi toda la info por mail, noticias del mundo de la informatica, productos destacados y descuentos especiales para vos.
SUSCRIBIRME
Su información quedara guardada confidencialmente en nuestra base de datos. No compartiremos datos con terceros.
close-link