Si alguna vez has buscado o montado una silla, sea gaming o de oficina, te habrás fijado que por norma general incorpora un pistón elevador que es lo que nos permite modificar la altura del asiento. También te habrás fijado que, generalmente, el fabricante lo define con una clase que va del 1 al 5, aunque sea un parámetro al que no le hacemos demasiado caso. En este artículo