Los programas no paran de hacer peticiones a memoria de manera continua, ya que le manda al hardware no solo a procesar datos, cambiarlos de sitio, crear nuevos datos, eliminar los ya existentes, etcétera. Pero, hay secciones de la memoria a las que si accede un programa entonces puede terminar haciendo estropicios en el funcionamiento general del sistema. A esto le llamamos protección de memoria. Llegado a un determinado