La realidad nos está demostrando que las tablets no piensan quedarse con el simple mote de “computadoras táctiles ultraportátiles”, y van por mucho (muchísimo) más, al punto que -a consideración de este autor- pronto las veremos compitiendo seriamente con exponentes como las consolas de juegos. Parte de esto lo adelanté en un artículo (bastante discutido) donde comparaba lo que hoy es posible a través de equipos como el iPad y lo