Cambiar el disco duro por un SSD es la mejor forma de darle una segunda vida a cualquier PC que lleva un tiempo sin utilizarse por ser muy lento. Da igual si se trata de un equipo de sobremesa o de un portátil, ya que el resultado será el mismo: una considerable reducción del tiempo de carga del sistema operativo y a la hora de abrir aplicaciones o juegos.

Es una pregunta a la cual igual necesitas respuesta ahora, o, simplemente, te interesa por si algún día tienes pensado cambiar tu ordenador, ya que supondría muchos menos problemas, además de un ahorro de dinero en cuanto a no tener que comprar un nuevo SSD sino quieres perder lo que tienes en el anterior. Sea como sea, hoy vamos a desvelar en que ocasiones podrías utilizar un SSD antiguo