La ISRO ha tenido que recurrir a la empresa estadounidense debido a la suspensión de los vuelos de los Ariane 5 de Arianspace.

SpaceX ha llegado a un acuerdo con la NSIL, el brazo comercial de la ISRO (Agencia India de Investigación Espacial). El satélite de comunicaciones GSAT-20 será lanzado al espacio gracias a los servicios de un Falcon 9 durante el segundo trimestre de 2024.

Para la NSIL será el segundo dispositivo de este tipo financiado y operado en su totalidad por la agencia. El primero fue lanzado por un Ariane 5 de Arianespace.

Durante los últimos años la ISRO ha empleado los cohetes europeos y vehículos de fabricación propia. Sin embargo, la complejidad de los satélites y la masa que estos suponen ha superado las capacidades de los ingenios creados por la agencia india. Esto ha llevado a una mayor dependencia de los recursos extranjeros.

El problema es que los Ariane 5 ya no están en uso y el Ariane 6 no está aún listo. Las circunstancias han sido propicias para que SpaceX consiguiera un nuevo cliente.

Una gran oportunidad

Para SpaceX la oportunidad es inigualable. India es un actor cada vez más importante en la industria espacial. La agencia espacial ha demostrado tanto eficacia como eficiencia a la hora de alcanzar sus objetivos y una actitud ambiciosa para el futuro.

India llega a la Luna

Si la ISRO se convirtiera en un cliente frecuente, SpaceX reduciría un poco su dependencia respecto a los contratos de la NASA.

Sin embargo, es muy probable que a largo plazo la agencia india quiera desarrollar sus propios cohetes. No solo por motivos ideológicos sino también por cuestiones prácticas, si acaso alguna vez los intereses de la ISRO no coinciden con los de la NASA.