La publicidad de los servicios relacionados está prohibida. Una nueva ley obligará a advertir sobre sus riesgos y se impondrán serias restricciones a la comercialización.

¿Te imaginas una serie de etiquetas negras en un sitio que comercializa criptomonedas? Un mensaje que diga “esta es tu cuenta bancaria luego de invertir en criptos”. Un país está cerca de esa realidad.  La Autoridad Monetaria de Singapur ha decidido adoptar para el mercado de las criptomonedas medidas similares a las que se emplean para contener el consumo de tabaco o las apuestas. Las autoridades creen que el sistema de información, advertencias y limitaciones a la publicidad es necesario para proteger al público. La normativa se hará efectiva recién a mediados de 2024.

Información

Bajo el nuevo esquema los proveedores de sistemas de pagos por tokens deberán identificar, mitigar y hacer público cualquier conflicto de interés. También deberán publicar sus políticas de gobierno y los procedimientos que emplean para resolver disputas. Además, de un modo general, las compañías del sector deberán informarle a sus clientes sobre los riesgos del servicio.

Restricciones

Aún más llamativo que las advertencias es la gran cantidad de limitaciones impuestas para la operación. Algunas de las más destacables son:

Las operadoras no podrán ofrecer incentivos para las transacciones comerciales utilizando esta tecnología. Esto incluye los tokens propios.

No se podrán comprar criptomonedas utilizando tarjetas de crédito. El objetivo de esta medida en particular es evitar que las operaciones se financien tomando deuda.

También se prohíbe la asistencia financiera para las compras.

Existen algunas excepciones. Por ejemplo, los inversores acreditados con un capital cercano a los USD 1,5 millones o superior pueden adquirir criptomonedas de una forma más libre. Sin embargo, esto solo aplica si en el portfolio de inversiones las criptomonedas no ocupan más del 10%.

Actualmente

La medida no es sorpresiva. La promoción de los servicios de criptomonedas en Singapur fue prohibida en enero de 2022. El gobierno ha calificado a las criptomonedas como altamente riesgosas y no aptas para el público en general. Las restricciones sobre el tabaco el juego son muy fuertes y se han hecho más estrictas con el paso del tiempo. Este parece ser el camino por el que van las criptomonedas.