La compañía ha recortado su producción y espera una recuperación en la demanda. Sin embargo, el mercado se mueve lentamente y la empresa lo sufre.

La compañía de información financiera London Stock Exchange Group ha advertido que las ganancias de Samsung durante el tercer trimestre habrían experimentado una caída del 78,7%. En total, la empresa conseguirá unos USD 1700 millones. Los ingresos también ofrecerían resultados negativos, con una reducción del 11,6%. En ambos casos la comparativa es a igual periodo del año anterior.

Exceso de oferta, falta de demanda

El problema de la empresa son los chips de memoria. Durante 2023 se habría producido una situación extremadamente desfavorable para la industria. Un exceso en la producción y una demanda baja en el mercado de los smartphones y laptops redujo los precios significativamente.

La compañía calculó que la demanda aumentaría durante el segundo semestre, pero hasta ahora el cambio ha sido lento.

Samsung también ha intentado reducir la producción para ayudar al alza de los precios, pero los efectos de esta decisión podrían tardar en llegar.

Algunas mejoras

Samsung espera mejores resultados en la venta de pantallas. También un repunte en la comercialización de smartphones, sobre todo por los dispositivos de alta gama plegables. Sin embargo los chips siguen siendo su gran unidad de negocios, por lo que la recuperación de ese mercado resulta clave.