Uno de los aficionados a War Thunder, que se habría desempeñado en la unidad de desarrollo y pruebas del ejercito británico, utilizó imágenes de un manual para señalar las diferencias entre los modelos.

War Thunder es un juego de guerra en el cual es posible conducir algunos de los vehículos de combate más poderosos de la historia, recreados además con gran detalle.

Uno de ellos es el Challenger 2, que ha estado en servicio activo en el ejercito británico desde 1994.

Como suele ocurrir con estas producciones los aficionados suelen ser además hábidos lectores de temas relacionados y tener cierto conocimiento de los elementos del juego en la vida real. Sobre el Challenger 2 hay una discusión con más de 320 páginas.

Y algunos usuarios harían casi cualquier cosa para dar a entender un punto.

La filtración

Uno de los jugadores de War Thunder apuntó que el modelo creado por la desarrolladora, Gaijin Games, distaba mucho del real, dado que tenía muchos más puntos vulnerables.

El jugador explicó que había sido comandante de la unidad de pruebas y desarrollo en el ejército real, y para probar las diferencias de diseño publicó una serie de imágenes del Challenger 2 provenientes de un manual de usuario.

Cuando uno de los moderadores técnicos de Gaijin observó esto se puso en contacto con el ministerio de defensa del Reino Unido y descubrió que lo que sospechaba era cierto, el material era clasificado.

El moderador advirtió entonces al usuario que al publicar ese tipo de información estaba infringiendo la ley y podía enfrentar una condena de hasta 14 años de prisión. A todo esto hay que agregar los problemas que podría tener la empresa y todos los que trabajan en ella.

Algunos datos extras

Los documentos fueron eliminados del sitio.

No es la primera vez que se publican documentos clasificados en War Thunder.

El usuario no ha sido confirmado como ex comandante, pero las referencias que ha dado son coherentes con esa posición.

Una posibilidad cierta es que los documentos hayan sido publicados por error bajo la creencia de que ya habían sido desclasificados. La cuenta del usuario no ha sido suspendida, lo que apoya la hipótesis del accidente, o al menos que los desarrolladores pueden haber considerado este episodio como uno.

Los documentos no han sido considerados para modificar el modelo porque Gaijin Games no toma como referencia material clasificado. Tanto arriesgarse a prisión para nada.