[ad_1]


El componente es fabricado con un polímero especial y fibras naturales. Sometido al agua caliente se disuelve en unos pocos minutos. Esto permite recuperar mucho de los metales que contiene fácilmente.

La compañía alemana Infineon Technologies ha anunciado que comenzará a producir una serie de placas de circuitos que se disuelven al ser sumergidas en agua caliente. La tecnología de estos componentes fue desarrollada por la startup británica Jiva Materials.

Las Soluboard están hecha de fibras naturales y polímeros especiales con una huella de carbón reducida (60% menor según los desarrolladores). Las placas que conocemos son fabricadas con compuestos de fibra de vidrio.

Ventajas de las placas reciclables

Una placa soluboard puede disolverse en agua caliente en tan solo unos 6 minutos. A temperatura ambiente pueden obtenerse los mismos resultados, pero se necesitan varias horas.

Este sistema para el reciclado tiene varias ventajas. Una de ellas es que los metales impresos en la placa pueden recuperarse fácilmente. Por otro lado, el método no requiere ningún químico o proceso complejo. Lo que supone un gran nivel de accesibilidad para todo aquel que quiera ocuparse de las placas que ya no utiliza.

Desarrollo

Infineon tiene tres modelos de placas con esta nueva tecnología. Por le momento solo las ha empleado en demostraciones. Sin embargo está considerando extender la aplicación del material a todas sus placas y expandir el uso durante los próximos años.

La compañía también planea establecer guias para el reciclado para asegurarse que los componentes valiosos no terminen en la basura.



[ad_2]