La última actualización de seguridad de Windows ha producido problemas de conexión con algunos tipos de hardware.

¿Alguna vez tu PC comenzó a experimentar problemas luego de una actualización de Windows? Si nunca te ha ocurrido has tenido muchísima suerte. Los parches destinados a corregir los problemas generados por los cambios en el sistema operativo son algo bastante común, también lo son las advertencias para no descargar ciertas actualizaciones. El último paso en falso de los desarrolladores de Windows está relacionado con la conectividad WiFi.

No parece ser un problema general, sino particular a cierta combinación de software y hardware. Las redes que utilizan el estándar 802.11r e incluyen algunos adaptadores para WiFi de Qualcomm son las que están teniendo mayores dificultades.

Soluciones de emergencia

Al momento de escribir este artículo Microsoft todavía no había reconocido de forma oficial el problema. Lo más probable es que esté trabajando en algún tipo de solución antes de hablar sobre el tema. O incluso que lance la corrección sin siquiera mencionarlo.

La actualización responsable es la KB503375. En algunos casos los administradores de las redes han optado por eliminar la actualización. El problema con esta opción es que el paquete tenía como objetivo reforzar la seguridad de Windows.

Otros han probado deshabilitando el estándar 802.11r. Lo que en algunos casos ha funcionado. Sin embargo, el estandar permite una comunicación fluida cuando se pasa de un punto de acceso a otro desde un dispositivo móvil.

Por la función que cumple el estandar los problemas de conexión se han hecho notorios en espacios amplios, como lo son los campus universitarios.