El proyecto del metaverso parece estar perdiendo fuerza en la compañía. Magros resultados y la necesidad de ajustar las cuentas son algunas de las causas. Otra, la necesidad de no quedarse atrás en la revolución de las IA.

Mark Zuckerberg ha declarado que este es el año de la eficiencia. Una manera elegante de apuntar a la necesidad de reducir el personal y eliminar proyectos que no están dando resultados. Como consecuencia de la necesidad de ajustar el cinturón el entusiasmo por el metaverso parece haber menguado significativamente.

IA en todos los productos

Este martes Zuckerberg habló del futuro de Meta y el énfasis estuvo mucho más en el aprovechamiento de la inteligencia artificial que en el concepto del metaverso. Zuckerberg señaló que Meta tiene la capacidad para incorporar la inteligencia artificial en todos sus productos. Y apuntó que las experiencias que se pueden brindar de esta manera son asombrosas.

La compañía ya utiliza esta tecnología para mejorar la distribución de la publicidad entre los usuarios. Esta capacidad le permite apuntalar su principal fuente de ingresos.

La próxima gran cosa era otra cosa

Facebook cambió su nombre a Meta convencida de que la próxima gran revolución en Internet sería el metaverso. La compañía contrató miles de empleados y realizó una inversión enorme, pero el fenómeno al que está apostando todavía no parece ser más que un concepto.

Meta no es la única empresa interesada en el Metaverso, simplemente es la que con mayor fuerza se ha lanzado en su dirección.

Sin embargo, si nos guiamos por lo sucedido durante los últimos meses, parece que la siguiente gran cosa para Internet y el universo tecnológico en general, es l a inteligencia artificial. Y ninguna empresa quiere quedarse atrás.

Zuckerberg ha señalado que la construcción del Metaverso sigue siendo un elemento que define el futuro de las conexiones sociales.

La realidad es que hay una tecnología que despierta entusiasmo del público y otra que no. Una que tiene un impacto notable en muchos ámbitos y otra que todavía debe probar lo que vale. Una con un gran costo pero una gran recompensa y otra solo con un gran costo.