[ad_1]


El sistema de la compañía Fujitsu captura los gestos de los clientes a través de las cámaras. Analiza los datos obtenidos y estima si debe mencionar un producto u ofrecer una promoción.

Si alguna vez has realizado compras por Internet, es posible que la plataforma empleada haya seguido tu actividad y realizado recomendaciones y recordatorios en base a los productos que te han llamado la atención. Algunas veces esos mensajes pueden ser útiles, aunque en la mayoría de los casos existe una razón por la que no hemos comprado dichos productos.

Pero ahora estás en Japón, has entrado a un supermercado de la cadena Aruk Mitajiri en la ciudad de Hofu. Hay cámaras en el interior y podría ser por motivos de seguridad, pero en realidad están estudiando a los clientes. Cuando detectan alguno que se queda un buen tiempo en una sección, toma un producto o lo compara con otros, toman nota.

Las observaciones así realizadas son empleadas como alimento para una inteligencia artificial que elabora de esta manera sugerencias para el cliente. Las sugerencias son suministradas a través de avatares virtuales. Por lo que hemos podido observar estos avatares aparecerán en los dispositivos móviles de los usuarios. Pero no hemos encontrado mucho detalle al respecto.

Según Fujitsu, la compañía detrás de la tecnología empleada, este sistema hará que los clientes vuelvan a las góndolas.

Cálculos, sugerencias y ventas

Fujitsu ha sido asesorada por un grupo de investigadores del Instituto de Marketing y Comunicación de la Universidad de Waseda. Según los investigadores la calidez y la competencia en el trato al cliente son factores que influyen en las decisiones de compra.

Este sistema tiene la capacidad de crear contenido relevante, no necesariamente deseado, en poco tiempo. Lo que puede mejorar la experiencia del cliente.

La IA empleada no lanza recomendaciones todo el tiempo o al azar. Los gestos capturados son analizados para establecer una estimación de la probabilidad de que las sus sugerencias lleven a un cambio de comportamiento.

A todos los beneficios señalados hay que agregar que estas herramientas de automatización también son una respuesta a la falta de mano de obra en Japón. Las pruebas para esta tecnología comenzarán el 3 de agosto y terminarán el 15 de octubre. Si todo sale bien el sistema tendrá su primera versión oficial a fines de año.

[ad_2]