Según la compañía 2023 fue el año de la recuperación. Las sanciones comerciales impuestas por Estados Unidos y sus aliados fueron un gran golpe durante los últimos años.

Huawei ha anunciado que durante 2023 sus ingresos aumentaron un 9%. De esta manera la compañía intenta dejar en claro que ha logrado sobreponerse a las consecuencias del conflicto comercial entre Estados Unidos y China.

Huawei fue una de las empresas más afectadas por las sanciones impuestas desde los Estados Unidos. También recibió un impacto similar por parte de varios países de la comunidad europea.

Ken Hu, director de la empresa, ha señalado: “Una convicción compartida nos ha ayudado a romper el sitio y forjar un futuro”.

El problema se originó con las sospechas de que la empresa colaboraba con el gobierno chino en sus acciones de espionaje. Esto llevó a Estados Unidos y sus aliados a dos decisiones. Primero, la drástica limitación de cualquier tipo de proceso de transferencia de tecnología. Segundo, la prohibición de la compañía en una gran cantidad de proyectos de infraestructura.

El 5G

En ese entonces Huawei era la empresa líder en tecnología 5G. Por lo que las sanciones impuestas implicaron un gran problema para muchos países. Algunos, como Reino Unido, intentaron esquemas menos drásticos bajo los cuales la empresa podría participar de la creación de las redes pero con limitaciones y supervisión. Esta idea tuvo una vida corta.

Huawei todavía es la empresa líder en producción de equipo 5G. No todos los aliados de Estados Unidos han prohibido la marca.

El Mate 60

El lanzamiento del Mate 60 Pro en agosto ha sido un punto crucial. El dispositivo fue muy exitoso y ayudó de esta manera a la recuperación económica de la compañía. También fue una demostración de que el bloqueo en la transferencia de tecnología no era un obstáculo definitivo para los desarrollos en Huawei.

Apple pierde terreno frente a Huawei en China

En las pruebas realizadas el Mate 60 demostró ser tan veloz como los últimos iPhones. El dispositivo fue visto por parte de los Estados Unidos como una mala señal.