[ad_1]


La iniciativa aprovecha el beneficio de los estímulos ofrecidos en Estados Unidos. El objetivo es instalar unos 30 mil puestos de carga para 2030. Todos ellos bajo un mismo estándar.

La era de los vehículos de combustión está llegando a su fin. Sin embargo, lo está haciendo de forma lenta y gradual. En parte esto se debe a que la autonomía de los vehículos eléctricos se encuentra limitada por el desarrollo, todavía reducido, de la infraestructura de apoyo.

La buena noticia es que varias compañías automotrices se han unido con el objetivo de establecer una red de cargadores en los Estados Unidos y Canadá. Las estaciones se ubicarán mayormente en las autopistas y las áreas urbanas.

Alianzas y fondos

El grupo está formado por BMW, GM, Kia, Hyundai, Honda, Mercedes-Benz y Stellantis. El objetivo de los involucrados es tener para 2030 unos 30 mil nuevos cargadores, el primero de ellos debería estar listo a mediados de 2024. La iniciativa recibirá los fondos tanto de las empresas señaladas como de otras interesadas y los aportes del estado a través del plan National Electric Vehicle Infrastructure de los Estados Unidos.

Estándares para los cargadores

Las empresas también han señalado que se ajustarán a los estándares para los cargadores establecidos por las autoridades federales que administran las autopistas en los Estados Unidos. La idea es que todos los vehículos eléctricos sean compatibles. Las empresas son conscientes de que deben cooperar para que la experiencia de todos los usuarios de automóviles eléctricos sea la mejor posible.

Resulta interesante señalar que Tesla, uno de los actores más importantes del mercado, ofrece un sistema de licencia para sus cargadores.

[ad_2]