Preocupa el consumo de este contenido a edades muy tempranas. Sin embargo, las medidas propuestas han despertado desconfianza por vulnerar la privacidad y brindar datos delicados.

El Reino Unido podría implementar la tecnología de inteligencia artificial para evitar que los menores tengan acceso a la pornografía en Internet. Si la Online Safety Act es aprobada los sitios y aplicaciones que publiquen este tipo de material deberán asegurarse de que los menores de 18 no puedan acceder en circunstancias normales. Una de las opciones de seguridad sugeridas en la ley son las IA.

Datos de verificación

Los reguladores británicos que impulsan la ley han señalado que la IA podría utilizarse para estimar la edad de los usuarios al analizar sus rostros. Aunque es importante notar que para que este sistema funcione sería necesario tomar una imagen desde un dispositivo móvil o subirla a un servidor. Y es probable que las personas que visiten estos espacios prefieran permanecer anónimos.

Otra posibilidad ofrecida fue que los usuarios compartan sus datos bancarios para que los sitios de pornografía puedan confirmar que son mayores de 18. No es necesario aclarar que esta condición puede ser vista como problemática por una gran cantidad de gente.

Las críticas no se han hecho esperar y han apuntado tanto al derecho a la privacidad como la seguridad de los usuarios.

Motivos

En el Reino Unido las leyes de protección a los menores son muy fuertes. En muchos casos su valor es casi indiscutible. Por ejemplo, las empresas de videojuegos no pueden apostar a incentivar el consumismo en los menores.

Lo que preocupa en el caso de la pornografía es que hay estudios que indican que la edad promedio de acceso a este material son los 13 años y uno de cada 4 chicos han consumido pronografía a los 11. En el caso de los niños de 9 años la proporción es de 1 de cada 10.