[ad_1]


Estos sistemas mezclan las divisas digitales de sus usuarios. De esta forma dificultan el rastreo. Se señala que a menudo son utilizados para el lavado de dinero por parte de criminales informáticos y grupos terroristas.

Estados Unidos podría calificar a los mixers de criptomonedas como una preocupación primaria ante la amenaza del lavado de dinero. Como consecuencia de esta posición las empresas de finanzas de dicho país podrían tener grandes dificultades para operar con estos espacios.

¿Qué es un mixer?

Un mixer es un servicio que tiene como objetivo eliminar, o hacer más complejo, el rastro que dejan las criptomonedas. En teoría el objetivo es mantener la privacidad de los usuarios. Sin embargo, el mismo sistema puede ser utilizado para el lavado de dinero.

De un modo simplificado, el mixer toma las monedas de los usuarios, las mezcla y devuelve luego la cantidad correspondiente a cada persona.

Lavado, terrorismo y otros problemas

Los mixers han sido utilizados por muchos grupos criminales para ocultar sus ganancias. Por lo general nos encontramos con criminales informáticos. Tanto los independientes como los que son financiados por los estados. Pero otro grupo que a menudo se beneficia de esta posibilidad técnica son los terroristas. Los funcionarios han apuntado a Yihad Islámica Palestina y Hamás. Hamás en particular ha sido parte de muchos de los titulares durante los últimos días debido a lo ocurrido en Israel y Gaza.

Transparencia

La propuesta para marcar a los mixers como un factor de riesgo para el lavado de dinero no es vista en sí como un ataque al ecosistema cripto, sino simplemente como una manera de volverlo más transparente. Estados Unidos ha elegido regular las criptomonedas en vez de prohibirlas. Por supuesto, mayor transparencia implica mayor control. Y esto siempre ha entrado en tensión con una parte de la comunidad de usuarios que sostienen que su privacidad o anonimato es fundamental para su libertad.

[ad_2]