Dead Island 2 PC

En las últimas semanas o meses, han salido al mercado muchos nuevos juegos para PC considerados como triple A, juegos con unos requisitos de hardware que han puesto a muchos PC relativamente viejos en un compromiso; imagínatelo: compras Hogwarts Legacy o Dead Island 2 por ejemplo, y funciona demasiado lento, tu PC no puede con él. Aparte de lo más evidente que es comprar un nuevo PC, ¿qué podrías actualizar en tu hardware para hacer que funcione mejor?

Títulos como Dead Island 2 han provocado que muchos jugadores de PC se vean en la tesitura de que han adquirido el juego pero que su PC no es capaz de moverlo en condiciones aceptables para poder disfrutar de él, obligándoles a reducir la resolución o relajar los ajustes gráficos para poder jugarlo medianamente bien… esto, desde luego, hace que se estropee la experiencia de juego, y a veces no queda más remedio que invertir en actualizar el PC para poder jugar en condiciones.

Qué actualizar en el PC para que funcionen mejor los juegos

Vamos a comenzar por lo más obvio: la tarjeta gráfica. Cuando hablamos de un PC para juegos, es el componente a actualizar que tendrá un mayor impacto en el rendimiento, ya que al fin y al cabo este componente de PC es el encargado de renderizar y mostrar las imágenes que vemos en el monitor. Por lo tanto, actualizar el PC con una nueva y más potente tarjeta gráfica sería la solución más directa para mejorar el rendimiento en juegos.

Actualizar PC gráfica

No obstante, ten en cuenta que una actualización de la tarjeta gráfica del PC no es tan sencillo como quitar la que tienes y poner la nueva: debes tener varios factores en consideración:

  • ¿Tu fuente de alimentación tiene potencia suficiente? ¿Tiene los conectores PCIe necesarios?
  • ¿La tarjeta gráfica cabe dentro de tu caja actual? (Fíjate en la imagen de arriba: abajo, una RTX 2070, arriba, una RTX 4080… la diferencia de tamaño es obvia).
  • ¿Vas a tener demasiado cuello de botella en relación al procesador?

Sobre esta última premisa, vamos al segundo punto que se nos puede pasar por la cabeza cuando tu PC no puede mover los juegos de forma decente, actualizar el procesador. El procesador o CPU es el encargado de prácticamente todo en un PC, es como el director que ejecuta y reparte las tareas por todos los demás componentes, el cerebro de la máquina. Y, a pesar de que en juegos lo que más influye es la tarjeta gráfica, el procesador también tiene un gran peso a la hora de que éstos se ejecuten de manera satisfactoria para la experiencia de uso.

Intel Core i7-13700K

Cuando en tu PC tienes un procesador antiguo o poco potente y una tarjeta gráfica que sí es bastante potente, se pueden producir lo que conocemos como «cuellos de botella»: antes te hemos mencionado que TODO pasa por el procesador, así que si este es demasiado lento y no es capaz de funcionar en consonancia con la tarjeta gráfica, por muy potente que sea ésta tendrás un lastre en el rendimiento, así que actualizar el procesador también puede ayudar bastante para que los juegos te funcionen mejor.

Eso sí, también tiene bastantes consideraciones: si cambias tu procesador por uno más moderno, asegúrate de que el nuevo es compatible con tu placa base y memoria RAM actuales, ya que de lo contrario es probable que te toque actualizar estas tres cosas. También asegúrate de que tu disipador actual es compatible y es suficiente para disipar el calor que genera, o también tendrás que cambiarlo. Generalmente, cambiar el procesador del PC implica cambiar un montón de cosas más.

Vamos con la tercera premisa: ¿qué pasa con la memoria RAM? ¿Aumentar la cantidad o mejorar la velocidad hará que los juegos funcionen mejor? La respuesta es que sí, pero relativamente. En la actualidad, muchos juegos ya piden mínimo 16 GB de RAM para funcionar adecuadamente, así que si no tienes esta cantidad puede ser un motivo de peso para que tu PC no pueda mover bien los juegos. No obstante, si ya tienes 16 GB de RAM, aumentar la cantidad probablemente no haga que mejore el rendimiento en juegos.

precio memoria ram ddr5 q2 2023

En cuanto a la velocidad, sí que es algo que te puede ayudar a estirar un puñado de FPS en muchos juegos, pero tampoco es un factor determinante como puede ser actualizar la tarjeta gráfica, por ejemplo. Si nos vamos a datos empíricos, en nuestra experiencia cambiar por ejemplo una RAM DDR4 a 3.200 MHz por otra DDR4 a 5.000 MHz te puede hacer ganar 3-4 FPS de media, una cantidad que como puedes ver no es gran cosa.

Para terminar, lo último que vamos a comentarte al respecto es la unidad de almacenamiento… si todavía no tienes un SSD en tu sistema (sea M.2 o incluso SATA) el rendimiento en juegos se verá penalizado, pero más en las pantallas de carga y en el tiempo que tienes que esperar a que el juego se abra que en el rendimiento del juego en sí. A día de hoy, un SSD es muy necesario para que el PC funcione más «ligero», ya no solo en juegos sino en todo.

The post Compras un juego y tu PC no puede con él, ¿qué puedes hacer? appeared first on HardZone.