[ad_1]


El ex CEO de FTX, una de las grandes figuras del mundo cripto, ha perdido el juicio. Al jurado solo le tomó 4 horas y media llegar a una decisión. Sus ex compañeros declararon en su contra y su testimonio fue un desastre.

Sam Bankman-Fried ha sido declarado culpable de todos los cargos de los que se lo acusaban relacionados con la caída de FTX, unas de las mayores operadoras del mercado cripto. A los 12 miembros del jurado les tomó apenas 4 horas y media llegar a una decisión. Un periodo de tiempo más que inusual para un caso de esta magnitud y complejidad.

Dos cargos de fraude y cinco de conspiración.

El fiscal principal de la causa, Damian Williams, señaló al respecto: “La industria de las criptomonedas puede ser nueva, los actores como Sam Bankman-Fried pueden ser nuevos, pero este tipo de fraude es viejo como el tiempo y no tenemos paciencia para esto”.

Tan veloz como claro

Dos factores parecen haber sido claves para la contundente y veloz decisión del jurado. Por un lado, la acusación logró que varios ex ejecutivos de FTX confesaran e incriminaran a Bankman-Fried. A esto hay que agregar el hecho de que el ex CEO se presentó a declarar y fue confrontado con documentos que lo comprometían fuertemente. Su desempeño en el banquillo fue poco menos que una tragedia.

Ex CEO de FTX quería ser presidente de EEUU

En el corazón de todas las maniobras ilegales estaba el hecho de que una de las empresas del grupo FTX tomaba fondos de los clientes de otra sin la debida autorización. Bankman señaló creer que tal acción estaba permitida y desconocer el nivel de endeudamiento de la empresa. Su ex novia y ex CEO de Alameda contó otra historia.

Un rápido camino a la infamia

Hace poco menos de un año Bankman-Fried era uno de los empresarios más exitosos en todo el mundo. Una de las referencias más importantes dentro de una industria todavía en auge. Su fortuna personal había sido calculada en unos USD 26 mil millones.

Sin embargo, rumores de falta de solidez financiera en FTX hizo que muchos clientes comenzaran a retirar sus depósitos. Pronto quedó claro que no había suficiente dinero para todos los que querían retirar sus fondos. Tras intentar algunas soluciones, incluyendo la venta de la empresa, FTX se declaró en bancarrota.

La caída de un gigante nunca pasa desapercibida. Las investigaciones comenzaron y la intervención de la empresa solo sirvió para descubrir una enorme cantidad de irregularidades.

La caida de FTX y la desaparición de miles de millones de dólares

Bankman-Fried fue acusado de fraude y lavado de dinero. Aunque el empresario se declaró inocente la escala y la complejidad de las maniobras hicieron que su defensa fuera realmente un trabajo extremadamente difícil.

FTX: Sam Bankman-Fried afirma que nunca quiso defraudar a nadie

Siguen buscando el dinero de FTX

Esto no termina aquí

La condena a Bankman-Fried podría ponerlo varias décadas en prisión. Pero los problemas para el ejecutivo no han terminado. Todavía tiene que enfrentar otro juicio en marzo, entre los cargos aparecen conspiración para cometer fraude y soborno.

Y no es el único comprometido, sus padres también parecen haber estado involucrados en varios de sus delitos.

FTX: El padre y la madre de Bankman-Fried cada vez más complicados

[ad_2]