[ad_1]


Una de cada tres quejas que reciben las autoridades de dicho país está relacionada con esa plataforma. También preocupa el aumento del material de abuso infantil.

Julie Inman Grant, la comisionada para la seguridad en Internet de Australia, le ha pedido a Twitter que explique como maneja el discurso del odio en su plataforma. Desde que Elon Musk se hiciera cargo de la empresa, el servicio ha sido el más cuestionado por los ciudadanos de dicho país.

Twitter tiene unos 28 días para responder al pedido realizado por las autoridades australianas. De lo contrario recibirá una multa de aproximadamente USD 470 mil.

Aproximadamente una de cada tres quejas que recibe la funcionaria está relacionada con Twitter. A pesar de que otras opciones como Facebook, Instagram y TikTok tienen más usuarios.

Exigencias

En particular, lo que la comisionada quiere es que la empresa explique como evalúa el impacto que puede producir la reincorporación de las cuentas que fueron suspendidas. También interesa el modo en que se relaciona con las comunidades atacadas y cómo aplica sus propias políticas contra el discurso del odio.

Grant señaló al respecto: “Necesitamos que las plataformas sean responsables y actúen para proteger a sus usuarios. No podemos tener esta responsabilidad sin transparencia, y eso es para lo que las notificaciones han sido diseñadas”.

El problema del material de abuso infantil

No es la primera acción que la comisionada ha tomado para exigir una rendición de cuentas por parte de Twitter. Un pedido anterior estuvo vinculado al manejo del material sobre abuso infantil, que según los reguladores locales ha aumentado en la era Elon Musk.

En este caso se sospecha que la eliminación de muchos puestos dedicados a la moderación de contenido puede ser un factor crucial.

[ad_2]